miércoles, 7 de noviembre de 2012

Paso a Paso: ¿Cómo fabricar los mejores adobes?


En esta segunda parte, explicamos como hacer los adobes (se presentan 2 técnicas) y se profundiza en el debate sobre las ventajas y desventajas de este elemento.

Hace unos días hablábamos de las virtudes de las construcciones en barro, y surgían dudas respecto a la calidad y durabilidad de esta metodología.

En esta nota pretendemos difundir información sobre la mejor metodología para la construcción de estos bloques.
 

Paso a Paso:
¿Cómo hacer un adobe resistente y de alta calidad?

El adobe es un ladrillo de barro sin cocer secado el sol. Lo más importante en el momento de fabricar esta pieza es la selección de la tierra que lo compone.

El adobe se elabora con una mezcla de un 20% de arcilla y un 80% de arena y agua, se introduce en moldes, y luego se deja secar al sol por lo general unos 25 a 30 días. Para evitar que se agriete al secar se añaden a la masa paja, crin de caballo, heno seco, que sirven como armadura. Las dimensiones adecuadas deben ser tales que el albañil pueda manejarlo con una sola mano.

El grupo CRATerre (Centro de Investigación y Aplicación del Material Tierra de Francia) en su libro “Construir en tierra”, establece unos márgenes en la proporción de los componentes de la materia tierra:
0-15 % Grava
40-50 % Arena
20-35 % Limos
15-25 % Arcilla

Pero también ofrece la mezcla ideal:
62 % Arena
18 % Limos
20 % Arcilla

Puede deshacerse con la lluvia por lo que, generalmente, requiere un mantenimiento sostenido, que debe hacerse con capas de barro (reboques de barro). No es correcto hacerlo con mortero de cemento, puesto que la capa resultante es poco permeable al vapor de agua y conserva la humedad interior, por lo que se desharía el adobe desde dentro.

Lo mejor para las paredes externas es la utilización de enlucido con base en la cal apagada en pasta, arcilla y arena, para la primera capa, en la segunda, solamente pasta de cal y arena. Para las internas se puede hacer una mezcla de arcilla, arena y agua.
Para conseguir impermeabilizar el adobe puede utilizarse como estabilizador la cal en una proporción del 15 al 20 % en volumen. Esto mejora la calidad del adobe aunque eleva su coste de 3 a 5 veces. También puede agregarse a la mezcla materias inertes compuestas de fibras de paja con una proporción del 20 % en volumen. Esto concede a las piezas resistencia y cohesión.

Cómo secarlos

Algunos estudiosos del tema dicen que el sol y el viento son los mayores enemigos de los nuevos bloques, pues ambos los secan rápidamente y como consecuencia, las piezas se fisuran. Según esta teoría hay que proteger los adobes durante cinco días y después pueden apilarse durante un período de secado de treinta días.

En cuanto al formato de las piezas, las dimensiones adecuadas deben ser tales que el albañil pueda manejarlo con una sola mano, normalmente son de unos 6 x 15 x 30 cm, aunque también se recomienda la forma cuadrada por facilidades constructivas y de comportamiento mecánico, siendo las dimensiones más adecuadas para su fabricación: 37 cm de largo x 37 cm de ancho x 7 cm de alto.

En cuanto a la materia prima, lo constituye la tierra humedecida. Dependiendo de la zona geográfica encontramos aditivos como la paja, la cal, el yeso, piedras, etc. En cuanto a su fabricación, se debe hacer sobre una base de suelo húmedo, ahí se realiza la mezcla de tierra y agua adecuada, añadiendole los aditivos de que dispongamos como puede ser la paja. En este proceso se utilizan palas, rastrillos y los propios pies pisando el barro.

Realizada la mezcla, se deposita en los moldes de madera que tienen el tamaño adecuado de la pieza. Se desmoldan y se dejan secar entre dos y tres días, protegidos de la lluvia. Los adobes permiten ser reutilizados, convirtiendo las piezas viejas en nuevo barro, gracias a la absorción de agua, volviendola a moldear y secar. El abobe es uno de los materiales más ecológicos que poseemos. Una vez secos se limpian y se mojan antes del asentamiento para que no absorban el agua del mortero, el cual se prepara con barro y paja en forma similar a la mezcla de fabricación. La proporción en volumen de los maeriales es de 1 de barro, por 1 de paja. Para saber si tenemos un buen adobe, debemos tener en cuenta que el barro adecuado posee una tonalidad amarillo - grisaceo claro. Su textura es irregular, sobre todo si se incluye paja en la mezcla.

Fuente: Red Permacultura
Acciones Ambientales

No hay comentarios:

Publicar un comentario